Solicitar Presupuesto

Una casa para una familia que visita cada semana su lugar de conexión con su pasado. La familia cambia en cada visita y aparece y desaparece como las nevadas en Cameros. El hogar como centro de la casa, la cocina que da paso a la habitación principal con baño en suite y el salón que mira hacia el embalse. La casa puede cerrarse y ser célula aislada, un refugio de lujo para una pareja que en un espacio compacto puede disfrutar de todas las ventajas de vivir en el monte. En periodos especiales la casa se abre y se extiende con dos habitaciones más y permite el acomodo de abuelos y nietos.

Solicitar Presupuesto